Tratamientos

Terapia Manual Ortopédica

Existen diferentes técnicas dentro de la terapia manual ortopédica, entre las que se incluyen, la movilización articular lenta, la manipulación articular, la movilización con movimiento, el estiramiento muscular, el masaje, la movilización del sistema nervioso, etc…

El objetivo es mejorar el funcionamiento músculo-esquelético general del paciente, y eliminar o reducir el dolor.

Osteopatía

La medicina osteopática ofrece métodos de diagnóstico y tratamiento manual que, facilitan la recuperación del equilibrio estructural y funcional del cuerpo.
La osteopatía es una medicina alternativa que consiste en el diagnóstico y tratamiento sobre la estructura y la mecánica del cuerpo, para mejorar su funcionamiento.
El tratamiento osteopático estructural, se integra con las técnicas cráneo-sacras, con el objetivo de potenciar los mecanismos de autocuración del organismo.

Neurodinámica

El sistema nervioso periférico atraviesa zonas anatómicas donde puede sufrir conflictos por atrapamiento, tensión o compresión.
La neurodinámica consiste en la aplicación de una serie de técnicas manuales sobre los nervios, con objeto de mejorar su movimiento.

Un correcto deslizamiento neural a través del sistema músculoesquelético, evita los atrapamientos nerviosos. De esta forma se potencia el tratamiento, ya que disminuye la irritabilidad neural del paciente, mejorando el movimiento y las alteraciones de la sensibilidad. Se utiliza en diferentes síndromes como el túnel carpiano, desfiladero torácico, síndrome compartimental, lumbociática, radiculopatías, dolor cervical irradiado al brazo etc...

Terapia fascial

La fascia es una red tridimensional ininterrumpida, que protege y mantiene nuestra estructura corporal. Puede considerarse como una especie de malla o funda que envuelve músculos, huesos, articulaciones, vísceras, etc. Colabora en las funciones de soporte de cuerpo, estableciendo un equilibrio entre la transmisión de tensión, y la absorción de cargas.
El tratamiento manual sobre la fascia, libera las restricciones del aparato locomotor, influyendo de forma indirecta, sobre otros sistemas como el respiratorio, cardio-vascular y nervioso. Se incrementa el suministro sanguíneo en lugares o zonas restringidas, acelerando así el proceso de curación. Mejorando de esta forma las limitaciones funcionales del organismo.

Punción Seca

Dentro de la patología muscular, es frecuente encontrar patrones de dolor causados por la formación de puntos gatillo o “trigger points” intramusculares. Un punto gatillo, es una banda tensa o nódulo fibroso formado en el tejido muscular, se localiza en la exploración física mediante palpación y frecuentemente, aparece su sintomatología, provocando dolor local y/o referido a otras áreas vecinas.

Existen diferentes tipos  y fases de puntos gatillo:
Punto gatillo activo: Es siempre doloroso y tiene una respuesta de espasmo local a la presión, reproduciendo un patrón de dolor familiar o característico para el paciente.
Punto gatillo latente: Doloroso a la palpación, pero no da ninguna sintomatología si no se palpa.
Punto gatillo central: Punto localizado en el centro de la fibra muscular.
Punto gatillo clave: Es el causante de activar uno más puntos gatillo satélites, en la zona en el que se irradia el dolor del paciente. El tratamiento de este tipo de puntos gatillo, es fundamental, para desactivar los puntos de gatillo satélites.
Punto gatillo satélite: Punto gatillo que se activa por un punto gatillo clave.

La técnica de punción seca, ha demostrado ser muy efectiva para el tratamiento del dolor muscular por puntos gatillo. El término “punción” se debe a que en el tratamiento se introduce una aguja de acupuntura sobre el punto gatillo. Como factor diferenciador de otras técnicas invasivas, se denomina “seca” porque que no se infiltra ningún tipo de sustancia en el organismo.

Electroterapia TENS / Transcutaneous Electrical Nerve Stimulation (TENS)

En Fisioterapia, se utilizan diferentes agentes físicos para eliminar o reducir el dolor. Se emplean estímulos físicos mecánicos, estímulos con agua, estímulos térmicos y también estímulos por medio de la electricidad.
La electro estimulación nerviosa transcutánea es una terapia capaz de aliviar el dolor, por medio de la teoría del “gate control” o teoría de la compuerta del dolor, ya que se inhibe la percepción del dolor a través de estímulos eléctricos cutáneos que emite un dispositivo.

Electropunción

Consiste en introducir las agujas de acupuntura sobre los puntos gatillo, y conectarlas al dispositivo de electroterapia. De esta forma, se consigue que la corriente analgésica se introduzca a través de la aguja directamente en el punto gatillo, para desactivarlo.

Micro Electrolísis Percutánea (MEP®)

Es una técnica de electroterapia que emplea una microcorriente galvánica percutánea, cuya finalidad es provocar una respuesta inflamatoria controlada justo en la zona de la lesión.
Para ello se utiliza una corriente unidireccional continua de baja frecuencia, que genera un  efecto terapéutico en el organismo a través de procesos como la electrólisis y electroforesis. La electrólisis es la ruptura de enlaces químicos, causada por el paso de la corriente eléctrica. La electroforesis hace referencia al movimiento de los iones, presentes en los tejidos lesionados, provocado por una reacción química.
Este proceso inflamatorio se resuelve de forma espontánea, en los 3-6 días posteriores a la aplicación de la técnica.
Para el tratamiento utilizamos un dispositivo que consta de dos electrodos, un electrodo positivo o ánodo, en forma de parche en contacto con la piel, y un electrodo negativo o cátodo, en forma de mango en el que se coloca una aguja de acupuntura. La aguja se introduce en el tejido lesionado y actúa como “conductor” entre el tejido y el electrodo, de tal forma que se facilita el paso de la corriente al organismo, produciendo una reacción química terapéutica.
En el ánodo: Se liberan electrones, baja el pH, se produce vasoconstricción, sedación, disminuye el umbral de dolor…
En el cátodo: Se captan electrones, aumenta el pH, se produce vasodilatación,  aumenta el metabolismo, libera calor, aumenta el umbral sensitivo etc…
Los efectos terapéuticos de la MEP® se producen a través de dos vías o estímulos diferentes un estímulo mecánico provocado por la aguja al penetrar en el tejido lesionado (similar a la “punción seca”), y un estímulo eléctrico que desencadena una inflamación aguda localizada. Estos estímulos reactivan los mecanismos de auto curación del paciente provocando una regeneración de los tejidos, ya que el organismo desencadena un nuevo aporte sanguíneo y un aumento en la permeabilidad de los vasos, facilitando la llegada de células inmunológicas (leucocitos, eritrocitos…) exactamente a la zona lesionada.
Por ello tiene un buen resultado tanto en patologías músculo esqueléticas agudas como crónicas, estando especialmente indicado en el tratamiento de tendones (tendinitis/ tendinosis) pero es frecuente su empleo en diferentes patologías:

Patologías:

Síndrome del manguito rotador.
Tendinitis del supraespinoso.
Epicondilitis (codo de tenista).
Epitrocleitis (codo de golfista).
Síndrome fémoro-patelar.
Tendinitis rotuliana (rodilla del saltador).
Tendinitis aquilea.
Pubalgias/osteopatía de pubis.
Roturas fibrilares.
Fascitis plantar.
Rizartrosis.
Dedo en resorte.
Fibrosis.
Puntos gatillo.
Cicatrices postraumáticas y postquirúrgicas.

No se podrá aplicar esta técnica en:

Embarazadas.
Artritis reumatoide.
Infecciones.
Cardiopatías.
Úlceras cutáneas.
Infecciones en la piel.
Marcapasos.
Procesos oncológicos.
Tromboflebitis.
Glándulas endocrinas.
Alergias al metal.
Queloides.

Prescripción de ejercicio para la salud

El tratamiento debe progresar desde la terapia manual hacia la prescripción de ejercicio para la salud, haciendo consciente al paciente de la importancia del ejercicio específico, así como de las diferentes estrategias de auto tratamiento y mantenimiento por medio del movimiento.
Durante la ejecución de este ejercicio específico, se relacionan diferentes conceptos como el control motor, la resistencia postural, la respiración y el control mental, mejorando la función biomecánica, y reduciendo las posibilidades de posteriores recaídas. En la fase de rehabilitación activa, se desarrolla el aprendizaje de los diferentes métodos de terapia con movimiento, integrando la filosofía de la Escuela de Columna®, así como el método Pilates.

Cambios en los hábitos de vida del paciente

El cambio en los hábitos relacionados con la postura y el movimiento en las actividades de la vida diaria, pueden ser una ayuda clave para solucionar algunos problemas biomecánicos que arrastramos y cronificamos.
El consejo por parte del fisioterapeuta acerca de estas actividades ineficientes, favorece que el paciente tome conciencia progresivamente de su papel terapéutico activo. El paciente obtendrá progresivamente una serie de aptitudes y actitudes biomecánicas, que le ayudarán a mejorar su capacidad funcional, evitando así posibles recaídas en el futuro.
Evolución biomecánica del paciente durante la rehabilitación:
– Inconsciente e ineficiente biomecánicamente.
– Consciente pero aún ineficiente.
– Consciente y eficiente.
– Inconscientemente eficiente en la biomecánica de las actividades de la vida diaria.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies